Combinación de apuestas para ganar más

Si aún no lo sabes, en todas las casas de apuestas las cuotas de los eventos se multiplican si los combinamos. Por ejemplo, un pronóstico a cuota 2 y otro a cuota 4 nos daría una combinada de cuota 8. Pero si a esto le sumamos otra apuesta de cuota 2, el resultado final sería de 16. Esto quiere decir que el beneficio potencial es muchísimo más alto que si hicieras los tres pronósticos de uno en uno.

Las apuestas combinadas están de moda, eso es un hecho. Hay muchos estilos de hacerlas y cada uno tiene el suyo propio, pero sobre todo existen dos vertientes distintas. La primera de ellas es coger eventos que creamos que van a salir y apostar en algún mercado que aumente aún más su probabilidad de acierto. Por ejemplo, si pensamos que el Real Madrid va a ganar y su victoria se paga a cuota 2, podríamos coger el Real Madrid o empate a cuota 1,5. Si hacemos esto con dos o tres partidos, el total será una sola apuesta muy fiable en la que invertiremos menos dinero de lo habitual y los beneficios pueden ser iguales o incluso superiores.

Otra opción sería directamente unir todos los pronósticos en uno solo para que, dado el caso de que todos se cumplan, demos un empujón enorme a nuestros fondos. Por supuesto, las apuestas también se realizan de forma individual para asegurarnos ganancias si la combinada falla, pero restando algo de cantidad a cada una de ellas y creando una combinada, el potencial es sencillamente enorme.

Lo que sí que te recomendamos es que evites las combinadas con demasiados eventos. Sí, es muy tentador que por un solo euro puedas llevarte miles, pero la probabilidad de que tengas éxito es tan irrisoria que no merece realmente la pena. Dos, tres o cuatro eventos a la vez es lo ideal ya que más de ahí la dificultad es excesivamente alta.

Dominar los pronósticos combinados es todo un arte, de eso no hay duda. Pero si logras dominarlo la realidad es que tu bankroll se multiplicará de forma exponencial en menos que canta un gallo. Siempre con cabeza, por supuesto, pero arriesgando lo justo para alcanzar la gloria.